Incertidumbre, teorías conspirativas, gran hermano; esto y mucho más se habla sobre el 5G, pero ¿qué tal si dijéramos que ese tema pasó de moda? ¿qué tal si ahora se hablara del 6G?

Impactante pero cierto. Ya se especula que, para el 2030, la tecnología dará un salto espectacular hacia la conectividad 6G con un incremento considerable del ancho de banda con el que intercambiará datos. Es así que la Blockchain, la Realidad Virtual y el Desarrollo Web, por sólo mencionar algunos beneficiarios, tendrán avances gigantescos.

¿Cómo funcionará la tecnología 6G?

Con la pandemia, el mundo ha experimentado las telecomunicaciones para situaciones esenciales en su vida cotidiana, como la salud, la educación, el trabajo y la comunicación con sus seres queridos. Sumergidos en esta experiencia, más de uno se encontró con problemas para el intercambio de datos: caídas del internet, falta de experiencia presencial de los sentidos e interminables procesos de carga y descarga de archivos. Factores que limitan a las personas independientemente de sus propias capacidades productivas.

Lo que traerá la revolución del 6G será el salto hacia el “terabit”. Reemplazará el uso de megahercios (MHz), usados actualmente, y a los magníficos gigahercios (GHz), que utiliza el 5G, por nuevas infraestructuras de redes móviles capaces de operar en terahercios (THz). Los rangos de espectros 6G operarán entre los 300 GHz y los 3 THz. Es así que la velocidad de conexión será de 1 TB por segundo, 50 veces más rápida que la tecnología 5G.

¿Qué ventajas traerá a nuestras vidas?

Su impacto se reflejará en la aceleración del desarrollo del Big Data, el Blockchain, la Inteligencia Artificial y la Realidad Aumentada. Además de las practicidades particulares como descargar imágenes de altísima resolución o incluso un videojuego con gran peso gráfico.

Para lo que respecta a las empresas, el 6G será una lluvia de oportunidades en cuanto al desarrollo web. La velocidad que se manejará será propicia no sólo para un correr fluido de los gráficos, sino también para el marketing digital. Esta velocidad permitirá absorber con mayor agilidad la información recolectada y brindar experiencias de usuario expandidas, como la Realidad Aumentada, por ejemplo. Será una lectura avanzada de las necesidades de los usuarios volcada con ingenio gracias a las novedosas herramientas.

Es bien sabido que el marketing digital exige cada vez mayor rapidez de carga y asimilación de datos. A menudo puede verse el esfuerzo de las organizaciones por elevar su desarrollo web y alcanzar parámetros que permitan un mejor rankeo en buscadores, la atracción de clientes potenciales y ofrecer valor agregado a través del espacio virtual. Con el 6G esto se volverá tarea sencilla. 

Como contamos en la nota acerca de SEO mobile, las organizaciones se verán obligadas a volcar gran parte de sus esfuerzos en el desarrollo mobile y mejorar la experiencia de navegación del usuario. La rapidez que ofrecerán los terahercios será el mejor aliado para el diseño UX/UI y la velocidad de carga. Una carta que, bien jugada, traerá su recompensa.

A su vez, el procesamiento de datos en tiempo real también obtendrá sus ventajas con la sexta generación. El data marketing podrá tener los medios necesarios para agilizar la asimilación de enormes cantidades de información que permitirá crear perfiles de consumidores mucho más precisos para poder tomar decisiones estratégicas al instante. Permitirá robustecer el almacenamiento de datos y realizar perfiles de usuarios. Las empresas podrán saber quiénes son, cuáles son sus preferencias, qué los hace comprar y qué cancelar la compra, etc.

La Realidad Aumentada y el Holotransporte

Desde niños se sueña con la teletransportación. Cientos de películas de ciencia ficción abrieron las puertas de un esperado viaje de partículas por el espacio. Hasta las de terror, donde una mosca interfería en el asunto. Historias de fantasía que en 2030 dejarán de ser sólo eso.    

Con la sexta generación de telefonía, la vista y el oído serán sólo el puntapié de la experiencia digital. Su inmensa capacidad permitirá crear hologramas de máxima calidad utilizando sensores wearable. Esto pasará a ser parte de la Realidad Aumentada, ya que el 6G permitirá desarrollar la capacidad olfativa y táctil. “Podemos imaginarnos un mundo inmersivo, como hologramas sólidos a los que abrazar y sentir en nuestro pecho” comentó un ingeniero anónimo del campo de la tecnología. Todo apunta a que el envío de información logrará este enorme paso. 

Es preciso diferenciar Realidad Aumentada de Realidad Virtual. Por un lado, la RV es todo aquello creado y desarrollado íntegramente mediante una computadora, en cambio, la RA se compone de objetos virtuales superpuestos al entorno real. 

Por ello significa un avance tecnológico que marcará un antes y un después. Resulta casi inimaginable finalmente acceder a un tipo de holotransporte que permita desplazarse en los espacios con noción física de lo que hay alrededor. La telemedicina tendría la posibilidad de suplantar la presencialidad y ser exactos con los diagnósticos, por solo mencionar un ejemplo.

La carrera tecnológica ha comenzado

Todos quieren ser los primeros, llevar la delantera en innovación. Claro está que el proceso apunta a casi una década de trabajo, pero nadie quiere quedarse atrás. No sólo por los beneficios técnicos, sino también por el capital económico que traerá a las empresas.

Huawei, la famosa multinacional de tecnología china, ya ha comenzado su investigación mediante un acuerdo con la Universidad Politécnica de Valencia ubicada en España. Esto conlleva el aporte de cinco millones de euros por parte del fabricante chino, que durante cinco años colaborará a través de su CTO, Wen Tong, en la selección de proyectos basados en 6G. Por otro lado, otro grupo de investigadores asiáticos, CounterPoint Research, también se encuentra estudiando por su parte la sexta generación. 

Del otro lado del mundo, más precisamente en Finlandia, el estudio de la tecnología en cuestión cuenta con financiación tanto pública como privada oscilando los 251 millones de euros. La investigación se desplegará en Oulu, una ciudad al norte de ese país donde existen ya diversos proyectos relacionados con las redes móviles.

La espera tendrá su recompensa

Habrá un sinfín de desafíos y complejidades respecto al uso de frecuencias cada vez más altas, pero sin duda cambiará nuestras vidas, la forma de trabajo y de comunicación. Será la materialización de todas las visiones alguna vez pensadas como inalcanzables. 

Lo mejor de todo será su democratización, la cual hará que estas grandes ondas eleven el trabajo de diversos rubros. La sensación de ser parte del idílico futuro tecnológico cada vez es mayor y este se siente, poco a poco, más cerca.

Por Ivana Zafira