La inmersión en la transformación digital que las empresas se vieron obligadas a tomar debido a la pandemia, por un lado fue la esperanza de adaptación comercial para salvar los negocios; por otro lado, significó una inversión de grandes magnitudes que ninguna de ellas había previsto.

Decenas de computadoras, paquetes, puestos de trabajo antes impensados, fueron sumándose al proceso de adopción. Las clases online, el trabajo remoto, la telemedicina, entre otros, exigieron equipo y soporte técnico para continuar la regularidad de sus actividades a la distancia. Por ello, el Outsourcing fue la respuesta a esta necesidad.

La mano derecha de las empresas

A menudo, cuando una empresa se expande rápidamente, se despierta la alerta de requerimiento de personal y equipamiento para poder brindarle una mejor cobertura a los clientes. De repente los departamentos internos se ven desbordados de tareas o, también puede suceder, hace falta agregar hardwares y softwares para acompañar el trayecto de crecimiento.

En función de cumplir este objetivo existe el outsourcing. Se trata de la tercerización de servicios para colaborar con la productividad de una empresa y proporcionarle libertad para dedicarse exclusivamente a su core business. Estos negocios B2B dan soporte a otros negocios para que tengan éxito en sus acciones. 

Con la explosión digital presionada por el Covid 19 uno de los departamentos que tuvo mayor necesidad de apoyo fue el de tecnología. Para esto, puntualmente, existe el Outsourcing TI, donde se terciarizan responsabilidades de gestión de estructura, contratación de profesionales, almacenamiento en la nube, etc. De esta forma las empresas garantizan calidad y disponibilidad de sus sistemas frente a sus propios clientes.

Todo esto y más

La contratación de servicios de Outsourcing TI beneficia a empresas de todos los tamaños, especialmente aquellas que se encuentran transitando el proceso de transformación digital. A continuación se describirán los mejores puntos de este servicio:

  • Disponibilidad 24/7: el cliente necesita que sus sistemas funcionen sin interrupciones, ya sea para el equipo interno o para sus propios clientes. Por ejemplo su página web, su email, entre otras facetas del marketing digital.

Una falla en estos sectores puede ser mínima o importante, pero siempre se corre el riesgo de pérdida cuando sucede. Por esto, un equipo externo de TI puede contribuir para evitar estas situaciones.

  • Soporte técnico: si bien se trabaja incansablemente para evitar problemas tecnológicos, algunas veces estos exceden la voluntad humana. El mal funcionamiento momentáneo de los sistemas podría llegar a perjudicar el progreso y la productividad de la empresa. Es así que, con un equipo outsourcing, se consigue la garantía de tener respuestas rápidas frente a fallas imprevistas.
  • Costos accesibles: a cualquier empresa le conviene trabajar con presupuestos adaptados a su tamaño de negocio. Es una realidad que el equipamiento tecnológico es costoso y, en este punto, es donde se requiere encontrar una solución efectiva para cubrir esa faceta.

El servicio que abarca este artículo sostiene que, al externalizar la operación de TI, los costos e inversiones son amortizados. Además ayuda a evitar la pérdida de tiempo por doble trabajo, tardanza en la entrega y dificultades en la gestión de proveedores.

  • Todo desde un mismo lugar: la gestión centralizada promueve el control de toda la operación empresarial. Es así que, una persona a cargo de la empresa contratante es capaz de administrar a proveedores a través de un solo contacto. Esta reducción de intermediarios asegura entregas de calidad, plazos a tiempo y presupuestos correctos.
  • Innovación constante: la capacitación de los empleados, en cuanto a tecnología, muchas veces resulta ser una tarea ardua. Sobre todo si a lo que se dedican no es puntualmente aquel área. La respuesta que brinda la subcontratación a este problema es su constante actualización en cuanto a novedades tecnológicas y de tendencias, lo cual permite acceder a ellas sin desperdiciar un segundo.

De esta manera es posible satisfacer las demandas de la empresa con mayor calidad y en menos tiempo.

Las industrias que dieron el sí y elevaron a latinoamérica

Debido a los hechos del 2020, las que optaron por abocarse a la transformación digital fueron las industrias más golpeadas por la cuarentena. Tal como indicó la consultora Hasten Groupe, estas fueron la sanitaria, la turística, la de hotelería, de retail y la bancaria. 

América Latina, a través de este cambio, se convirtió en un territorio prometedor en cuanto a outsourcing TI, tal es así que diversas compañías norteamericanas y europeas utilizan esta herramienta para expandirse a nivel mundial.

Esto  incluso podía verse a lo lejos apenas unos meses antes de la pandemia. La compañía Coursera desarrolló, para aquel entonces, el informe Global Skill Index 2019. Allí se resaltó a los países con mejores habilidades profesionales, ubicando a Argentina como la primera potencia en la categoría de tecnologías innovadoras, un claro ejemplo de que Latinoamérica crece incansablemente en esta temática. A su vez, en el puesto 30, Brasil se ubicó como uno de los países más competitivos; y entre los emergentes en cuanto a tecnología, Coursera destacó a Perú, Chile y México. 

Este índice de renombre global se basa en las mejores habilidades profesionales del mundo y rankea a 60 países en 10 industrias diferentes. La presencia latinoamericana se mantiene fuerte llevando orgullo a cada profesional que conforma la región.

La apuesta por la digitalización dejó de ser una opción y se convirtió en una necesidad. Su voluntad apunta a potenciar la productividad, los procesos de fabricación, etc, para crecer como competidores dentro del mercado. En estas nuevas circunstancias, en este panorama desafiante pero alentador para estrecharle la mano a la tecnología, el Outsourcing encuentra un lugar en el que encaja perfectamente. Porque externalizando el área de TI la empresa contratante podrá alcanzar hasta el triple de eficacia y eficiencia.

Por Ivana Zafira