El sueño intergaláctico se ha manifestado en múltiples obras de la cultura general. Bradbury, Steven Spielberg, por sólo nombrar algunos artistas que desarrollaron fantasías increíbles acerca del espacio exterior, jamás hubieran pensado que sus creaciones se materializarían rápidamente. Sin embargo, deben agradecerle a Elon Musk la realización de sus visiones.

Desde muy pequeño, el multimillonario dueño de SpaceX, quiso viajar a Marte y darle a la humanidad otra oportunidad fuera del globo terráqueo. Por ello, después de años, inversión y gran esfuerzo, hoy se comienza a percibir el avance de esta ambición. La primera misión de carga a Marte ya ha plantado fecha para el año 2022 y, dos años más tarde, se espera enviar a los seres humanos. Este fue el comunicado que Musk explicó en el 68º Congreso Astronáutico Internacional (IAC) en Adelaida, Australia, según cuenta Europa Press.

¿Cómo se hará de Marte un planeta habitable?

Migrar a otros países es toda una hazaña, ni hablar de migrar hacia otro planeta. Acá surgen varias dudas: ¿Cómo se obtendrán los recursos? ¿Será similar a la vida que conocemos? ¿Cómo iremos hasta allí?

Para empezar el proceso, todo apunta a lo que los científicos denominan “terraformación”, lo cual implica bombardear los polos de Marte con armas nucleares. De esta forma, los casquetes se derretirán y se producirá un calentamiento acelerado que lo hará apto para la vida humana.

Aunque los cálculos de colonización son esos, Elon confirmó que los primeros colonos vivirán en hábitats temporales antes de que sea posible una solución más radical. “Al principio, la vida sería en cúpulas de cristal. Después, habría que terraformar el planeta rojo para sustentar la vida como en la Tierra” comentó en su cuenta de Twitter.

Una vez que el panorama sea seguro, comenzarán los viajes espaciales en naves reutilizables llamadas “Starship”, construidas por SpaceX. Estas naves contarán con una capacidad de 100 personas a bordo y en su planificación, la empresa tiene como objetivo para el año 2050 haber trasladado un millón de personas al planeta rojo. 

El viajar a Marte solamente de ida, según twitteó Elon Musk, costará menos de 500.000 dólares, con la esperanza de que en los años siguientes el costo se reduzca a tan sólo 100.000 dólares. Incluso, si quien quisiera viajar no tuviese el dinero necesario, SpaceX lanzará préstamos que podrán ser devueltos en cómodos plazos. 

Nuevos horizontes laborales

Para vivir en un nuevo planeta hay que construir un sinfín de hogares. En esto puso su grano de arena la compañía AI SpaceFactory con el proyecto MARSHA, habitáculos creados a partir de materiales disponibles en el mismo planeta rojo.

Llevar materiales como el hormigón o el acero desde el globo terráqueo representa una imposibilidad debido a lo difícil que sería transportarlo. La única solución es utilizar materiales obtenidos de Marte. De esta manera, la empresa pretende enviar cargamentos con máquinas que sean capaces de allanar el terreno, además de obtener los materiales en bruto y procesarlos. 

Cuando hay un planeta que levantar, muchas son las manos que se necesitan. La vida humana en Marte implicará millones de horas de trabajo para construir infraestructura y manejar maquinaria. Algo que para la Tierra es un problema en varios territorios, allí sobrarán vacantes.

Hacia Marte, cueste lo que cueste

Elon Musk, fundador de SpaceX y Tesla, recientemente se convirtió en la persona más rica del mundo, pero su ambición lo ha llevado a vender su patrimonio para poblar el planeta en cuestión.

Su aventura significa enormes cantidades de dinero y esa es la razón de su decisión financiera. Para él, hacer posible el viajar a Marte lo es todo. Lo que es más, de conseguirlo quedará en los libros de historia. ¿Cómo podría echarse para atrás?

“Quiero poder contribuir tanto como sea posible”, le dijo Musk al editor alemán Axel Springer. “Se necesitarán muchos recursos para construir una ciudad en Marte”.

Algunos vientos en contra

Cuando los planes son grandes, los amigos abundan tanto como los enemigos. Algunas personas del campo de la ciencia ya han expresado su falta de creencia en la posibilidad de colonizar Marte y tacharon al empresario de delirante.

Uno de ellos fue el astrofísico inglés Martin Rees, quien consideró que sus ambiciones son casi imposibles de conseguir con la tecnología hoy disponible. Además de considerar el ambiente de Marte extremo y hostil. Él no fue el único en su campo en desacreditar el proyecto del empresario, Neil deGrasse Tyson también cuestionó las posibilidades de llevar a la humanidad hacia allí. 

“Si quieres llamar a Marte tu hogar, tienes que terraformalo, convertirlo en la Tierra. Es mucho más fácil hacer que la Tierra vuelva a ser la Tierra que terraformar Marte”, explayó deGrasse Tyson, aunque defendió el espíritu emprendedor de Musk.

“La idea de Elon Musk de conseguir que un millón de personas se instalen en Marte es un delirio peligroso. Vivir en Marte no es mejor que vivir en el Polo Sur o en la punta del Monte Everest” dijo por su parte el actual presidente de la Royal Society de Londres, Adrian Smith.

¿Qué deparará el futuro?

El hambre de progreso y de descubrir nuevas formas de vivir es el motor de todas las personas involucradas en el proyecto de colonización interplanetaria. 

Es posible divisar una nueva carrera espacial pero con otro destino en la mira; y bien sabemos que una vez que la comunidad científica interioriza el deseo de conocer más allá de la órbita terrestre, no hay quien la frene. 

Para leer más contenido de tu interés ingresa a nuestro Blog.

Por Ivana Zafira